Cada vez es más evidente que la tecnología y el marketing se interconectan. Para seguir siendo competitivos en el panorama actual, los especialistas en marketing necesitan permanecer un paso adelante de las últimas tendencias. Mientras que el Big Data, la nube, el Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés) y las redes sociales pueden brindarnos oportunidades, también atraen ciertos problemas y preocupaciones de seguridad. Al entender las tendencias y familiarizarse con las herramientas, podemos tomar ventaja de toda esta nueva oleada de información y crear más y mejores oportunidades para el negocio.

Algunas de las tendencias que evaluaremos son las siguientes:

 

El creciente volumen de datos de clientes: la necesidad de los marketeros  conocedores de datos.

Con el aumento de dispositivos conectados, la cantidad de datos de clientes no hace más que crecer. Además, el 70 por ciento de las grandes compañías ya adquirió datos externos y predicen que todas las compañías harán lo mismo para el 2019. Para lograr el cambio de manera práctica, las empresas necesitarán no sólo emplear datos científicos, sin contar con marketeros que se basen en datos. El reciente Índice de Adopción de Tecnología Global (GTAI por sus siglas en inglés) encontró que las organizaciones que usan activamente el big data, registran 50 por ciento más ganancias  que las que no lo tienen. Sin embargo, a pesar de los beneficios, el 44 por ciento de las compañías a nivel mundial todavía luchan con cómo abordar eficazmente el big data.

 

Nuevas oportunidades (y retos) con IoT.

Similares tecnologías emergentes revelarán nuevas formas de recolectar y analizar datos de clientes. Con el crecimiento de dispositivos inteligentes y del Internet de las Cosas, tendremos más plataformas que permitirán tener una mejor percepción sobre el comportamiento humano y sus preferencias, lo que facilitará el compromiso con el cliente por parte de los equipos de marketing y ventas. Sin embargo, las empresas tendrán que evolucionar y hacer crecer su infraestructura de gestión de datos y análisis para obtener una visión realmente útil. Un reporte sobre el IoT World of Congress encontró que para el 2020, se conjetura que el IoT habrá alcanzado cerca de 50 billones de objetos. Desde licuadoras automatizadas hasta coches que se manejan solos, la amplitud y profundidad de los dispositivos presentarán un nuevo nivel de retos para los equipos de marketing y ventas.

 

Las redes sociales tendrán un impacto aún mayor sobre las ventas.

Los vendedores no son ajenos al poder social. Con visión de futuro, los departamentos de ventas reconocen el valor de  aprovechar el valor de las redes sociales  para impulsar las ventas. De acuerdo con los hallazgos de investigaciones recientes en el impacto de “ventas sociales” en grandes empresas de TI, el 75 por ciento de los compradores de B2B están influenciados por la información que encuentran en las redes sociales. Es más, el 97 por ciento del tiempo, el telemarketing resulta ineficaz. Como resultado, se espera ver más equipos de ventas trabajar en conjunto con marketing para implementar estrategias de venta social en sus compañías por su eficacia. 

 

La intersección creciente entre “Business to Consumer” (B2C) y “Business to Business” (B2B).

La consumerización de las empresas de TI no sólo está causando que los proveedores de tecnología cambien la forma en la que diseñan las soluciones, sino que también hace que los especialistas en marketing empiecen a adaptar nuestras prácticas en ventas de empresas. Por ejemplo, estamos ahora viendo a los marketeros de B2B explorar las áreas de compras programáticas (método de publicidad gráfica online), que se originó en el B2C. La compra programática ayuda a los marketeros de  B2C a producir en grandes cantidades, y los marketeros de B2B están más preocupados en la calidad que en la cantidad. Como resultado están llevando la programática un paso más allá al descubrir y aplicar las mejores prácticas para después ayudar a priorizar las ventas. Esto es algo que los marketeros tendrán que explorar en el futuro.

 

El impacto de la seguridad.

Mientras que la evolución de la tecnología y los datos representan una gran oportunidad, la seguridad sigue siendo y será una preocupación constante para los consumidores. Las brechas de seguridad de alto perfil se quedarán en las mentes de los clientes. Los marketeros necesitarán ser cada vez más transparentes con los clientes sobre la información que recolectarán. Un estudio del Instituto Ponemon indica que el costo de las violaciones de datos seguirá aumentando, y hoy en día está 23 por ciento más elevado que el año pasado, costando cerca de $640,000 USD por ataque. Con el aumento de datos y de ciberataques, esto seguirá siendo una preocupación primordial para los marketeros.

 Desarrollar y mejorar las estrategias de marketing va de la mano con un gran entendimiento de las tendencias de TI. Con los rápidos avances en el panorama de la tecnología de hoy en día, los marketeros están interesados en mantener una estrecha vigilancia sobre hacia dónde se dirigen las tecnologías, y los que lo hagan, estarán garantizando un liderazgo en los años venideros.